CUESTION DE PRINCIPIOS


Que pasó con la revolución de octubre de 1917 y el inicio del movimiento de los esclavos obreros al poder?Del socialismo a la conducción de las masas trabajadoras, del primer paso a la dignificación de éstas y de la puesta en pie de los esclavos sin pan, y su solidaridad con los pueblos del mundo.
Falló la utopía idealista en la conformación de una sociedad mas justa e igualitaria o las que se equivocaron fueron las miserabilidades humanas que traicionaron tales anhelos?
¿Es posible generar un universo no mercantilista y aferrado a la usura y especulación financiera? O la globalizacion en la que estamos sumergidos va hacia ese camino en detrimento de las mayorías cada vez mas empobrecidas.
Estos y muchos otros angustiosos temas se desarrollan en la obra de Roberto “Tito” Cossa, escrita en el 2009, en un incipiente siglo 21 muy cambiante, donde la revolución industrial esta dando paso a la robótica y en donde dentro del nuevo sistema el ser humano pasa a ser prescindible
La temática es muy rica y ampliamente polémica, situá a un padre y una hija en por momentos en ásperos diálogos sobre el mundo de hoy.
El, fue un importante y reconocido dirigente obrero, aferrado al histórico sindicalismo de conciencia de clase, de militancia cristalina no burocrática y defensora de los derechos de los trabajadores. Ademas militante a ultranza de los ideales de Lenin y Stalin y no de los de Trotsky.
Ella, afamada y premiada escritora y periodista con muchos y reconocidos libros publicados. Los avatares de la vida motivó su apartamiento familiar siendo aun joven. Ese alejamiento y su vinculación a medios hegemónicos la fueron influenciando en la ideología individualista y adentrándose en los nuevos medios tecnológicos y se fue apartando de los preceptos socialistas de su padre, que le hizo mamar siendo ella pequeña.
Con el fin de darle forma a sus memorias recientemente escritas, la cita para un reencuentro para poder concretar en realidad sus deseos de historiar sus años de lucha. Anhelo difícil. Los encuentros duran muchos meses, encuentros y desencuentros van apareciendo.
Con los reproches ideológicos aparecen las agresiones verbales y sus inmediatos arrepentimientos pero también surgen momentos felices y tiernos de la infancia al volver a ver las fotos donde ambos aparecen en las movilizaciones, donde él la llevaba, pero también surgen los reproches hacia la primacía de la militancia por sobre la vida familiar y sobre este punto la temática sin juzgar,en boca de la hija, cuestiona tales actitudes.
Ella trata de explicarle que la conducción obrera y el mundo han cambiado, pero él no interpreta o no quiere aceptar dichos vaivenes y se resiste a comprender el derrumbe del mundo socialista.
Cossa no toma partido, sino que propone uno de los mayores logros del teatro, generar una complicidad entre actores y espectadores. Nadie del público queda pasivo y permanentemente el conflicto es vivido como propio.
A pesar de las diferencias a ambos le interesa la concreción del proyecto como asimismo a la editorial, que ve en la historia un interesante negocio .
Pero es aquí que aflora uno de los mayores males históricos de los humanos cual es la falta de poder concretar diálogos a pesar de las divergencias y aceptar que nuestra verdad no es la absoluta y también que puede haber otra, y nos aferramos a que, quien no piensa como uno, es un enemigo. Estas disputas ideológicas en instancias cruentas se vivieron en la España de la guerra civil entre las distintas fracciones de izquierda.
Todo esto se va desarrollando en los duros, ásperos e intolerantes diálogos y donde la mirada del luchador quedó en el pasado y ciego al mundo actual.
En síntesis, dos historias y dos miradas antagónicas frente a la vida y el futuro, ambas con sus verdades y sus contradicciones. Una visión generacional distinta de padre e hija en torno a una frustración ideológica en un mundo cada vez mas exclusivo.
Podrán los postergados encontrar una forma racional de enfrentar tal realidad aceptando ciertas diferencias en pos de un bien común y no claudicar en probables entendimientos por principios caprichosos como los que estamos viviendo en estos momentos. La obra deja esto como un intringulis.
Estupendas actuaciones de Claudia Stigol y Jorge Rios realmente compenetrados en los traumáticos roles interpretativos, no parecen actores sino los verdaderos personajes de la historia, ésto avalado por una enorme dirección escénica de Graciela Salter y Leonardo Bloise a la altura que la dramaturgia demandaba, remarcando con enorme talento por la casi inexistente escenografía, la tarea de los dos actores


JAIME TARASOW-AM1580 TRADICION

TEATRO TALLER DEL ANGEL-DOMINGOS 18HS-SEPTIEMBRE 2018.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

BITNUS

CLARIVIDENTES

M.A.L (mercados limitados asociados)