recuerdo

Quienes integramos la familia de la AM 1580 TRADICIÓN y mas aun los que llevamos casi una cuarta parte de nuestras vidas en ella, estamos inmersos en un duelo del cual nos cuesta desprendernos o quizás subliminalmente, nos negamos a asumir esa triste realidad.
Faltan pocos días para que se cumpla el primer aniversario de la ida,solo física, de quien era en verdad el alma mater de nuestra mas que querida emisora y quien con su presencia siempre alegre nos hacia placentera nuestra tarea comunicacional.
MARCELO BALLESTA fue un ser fuera de serie. Decir o mencionar su hombría, su inmensa bondad,su cariño por quienes compartíamos este espacio, su inolvidable mirada que demostraba la inmensa ternura de su persona, su permanente alegría por la vida y su utopía por una existencia feliz para todos en un mundo mas justo.No es mas que una parte de su enormidad.
Tenía esa mirada del universo que lo rodeaba muy sensible y particular, que era como una forma de sacar a luz su resistencia a las injusticias muy proclives en nuestra actual sociedad.
Ejemplar padre de familia, obsecuente y firme en la educación y formación de sus hijos; tolerante y siempre amable con quienes pensaran distinto , lo hacían ese ser distinto a lo que debería ser normal en la convivencia diaria de quienes decimos ser racionales.
Siempre presto a escuchar sugerencias, a solucionar de la manera mas humana alguna dificultad que pudiera presentarse. Ese cariño inmenso, esa bondad sin limites, esos ojos tan bellos y cautivantes no eran mas que el reflejo de su inmensa belleza interior.
Todo ello y mucho mas hacen esa negativa a aceptar su partida, a generar esa incongruencia entre las dos realidades, la que es tal y la que no queremos aceptar.
Quienes estamos desde casi su inicio en esta nuestra segunda casa y lo conocimos de pantaloncitos cortos lo seguimos viendo en esa pecera que es la cabina de control luchando y tratando que todo salga al aire de la mejor manera,
No existe atrocidad mas grande para los padres que ver partir en un viaje sin retorno a un hijo por lo que debemos acercarles todo nuestro cariño y acompañarlos en tan inmensa tragedia,ocurrida cuando recién comenzaba a transitar la segunda etapa existencial. La vida y la muerte se complementan, la una no puede existir sin la otra ambas ademas son parte de la vida. Sabemos que la misma tiene un final natural, pero lo ideal seria despues de haber disfrutado nuestro paso por ella. ¿Sera que la muerte nos envidiaba tener a un ser semejante, integro y cabal con nosotros y se lo llevo para ella disfrutarlo?


Marcelo Ballesta “Marcelito” solo nos resta decirte que estas y estarás siempre entre nosotros. HASTA SIEMPRE.
JAIME TARASOW

Comentarios

Entradas más populares de este blog

JUEGOS DE AMOR Y DE GUERRA

ENSAYO DE UNA UTOPÍA

BITNUS